miércoles, 27 de febrero de 2013

Productos homeopáticos ¿Buenos o malos?


Niña mongol bebiendo leche de yegua.  Foto: Andrew Newey
Acabo de leer un artículo relacionado con el mal uso de los medicamentos homeopáticos, y quedo algo inquieta sobre lo comentado en él. Yo no considero que la medicina homeopática mate. Lo que sucede es que uno tiene que saber a qué tipo de médicos está frecuentando. Pues si la idea es mirarlo de esa forma, la medicina tradicional también mata.

Hoy por hoy los médicos homeopáticos se pueden encontrar ofreciendo consultas de garaje. Igual sucede con el médico convencional alópata. Lo mismo pasa con los medicamentos homeopáticos, hay que saber en dónde se están comprando. Porque hay vivos que se usufructúan de la ignorancia del enfermo y formulan supuestos tratamientos homeopáticos que en realidad pueden ser simplemente placebos y la dolencia real continua sin ser tratada apropiadamente.

Un médico homeopático responsable, tiene pleno conocimiento, de, hasta donde puede el tratar dolencias. Dependiendo de los síntomas, sugiere al afectado consultar un especialista en el área que él considera puede ser la causa de las molestias. Lo digo con pleno conocimiento de causa.

Ya que soy amiga de este tipo de tratamientos, médicos consultados del área de la “homeopatía” han redireccionado a un especialista en particular cuando sus alcances para tratar llegan hasta cierto nivel. Es más, el médico homeópata sugiere, una vez se tenga la valoración y exámenes del médico tradicional, regresar, para mirar de qué forma se puede retomar el tratamiento homeopático de acuerdo el mal que ha surgido.

Cabe destacar que la medicina tradicional no está de acuerdo con la medicina homeopática. Pero la buena práctica de la medicina homeopática, reconoce que requiere hasta cierto nivel de la medicina tradicional.