lunes, 24 de junio de 2013

Inseguridad, peligro para la vida



Exigimos solucionar el tema de la inseguridad en las calles

La semana pasada se dio la fatal noticia del asesinato de un agente de la DEA. Es sumamente penoso y lamentable que este hecho le suceda a un extranjero, pero lo es más aún, cuando el asunto es tan repetitivo en el país y la verdad nada pasa. Nada sucede, simplemente conformarse con las frases de “aparente consuelo de la policía” cuando se logra salir vivo y hacer la denuncia. 

El presidente Santos comentó ante micrófonos y la prensa que estas cosas no deberían darse, que por qué no había más policías en la calle y naturalmente lamento el hecho. Cuántos colombianos no les ha sucedido esto y porque en esos casos no dicen lo mismo. Muchos casos quedan impunes, algunos logran salir vivos para contar la historia otros, simplemente no alcanzan a contarla.

La falta de seguridad en la calle ha sido desde hace mucho tiempo. Además, lo hemos visto en las calles donde atrapan a maleantes y a las horas ya están fuera cometiendo el mismo delito o algo peor. Se llama al 123 y difícil que contesten y si le va bien a quien llama a solicitar asistencia inmediata, la verdad es que lo “inmediato” no se ve, menos aun cuando el asunto es de vida o muerte.

Entonces, esto es cuestión de ausencia de policías en la calle o será también tema de leyes y condenas adecuadas para delitos en general. Para nadie es secreto que aquí las leyes no están bien hechas, o si lo están, cobijan solamente a pocos.

"Quien se voletea y da papaya le va mal"
Se sobreentiende que la gente de la DEA está muy bien formada y capacitada para defenderse. Hoy afirman en la prensa que el agente muerto participó en ataques contra los “talibanes”. Es sencillo clarificar que sabía muy bien cómo defenderse. Deduzco que la gente de la DEA sabe muy bien el grado de inseguridad que se vive en las calles de Bogotá, entonces, ¿por qué dan “papaya y de esta forma”?

!Cuantas veces se ha dicho que no tomen un taxi en la calle! Muchas. Los agentes de la DEA, cuentan con todos los medios para su seguridad ¿por qué no se contrató un conductor para que le llevará y lo recogiera? Pienso que habría sido lo más sensato hacerlo. En este país quien se voletea y da “papaya” le va mal. Es la realidad.

Tomar un taxi en la calle es exponerse a caer en el “corredor del paseo de la muerte”, y rezando para que logre salir con vida. El forcejeo solo induce a que las cosas terminen muy mal, por no decir que fatal. Así, que no es lo más recomendable, ya que la vida no tiene precio.