miércoles, 8 de mayo de 2013

Para reflexionar!



Atardecer en Menorca, España. Foto: Iván Martínez

Elizabeth Kubler-Ross es una psiquiatra suiza, cuyo trabajo está centrado en los enfermos terminales. El simple hecho de imaginar el terrible drama que por el cual hay que pasar diariamente al estar en contacto con enfermos terminales, parece ser complicado para tratar de llevar una vida de esa forma.

No todo es tan dramático, ya que su formación y enorme experiencia le ha permitido aprender y extraer el lado positivo de estas situaciones que rodean a sus pacientes. Ella enseña, que en la vida sea cual sea la situación que se está atravesando hay que tomar el lado positivo de ella. Esto lo deja registrado en frases profundas, que invitan a reflexionar y si es posible -ya depende de cada quien- ponerlas en práctica en la vida diaria de cada uno.

“Las personas más bellas que hemos conocido son aquellos que han conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha, la pérdida, y han encontrado su manera de salir de las profundidades. Estas personas tienen una gratitud, sensibilidad y comprensión de la vida que los llena con compasión, dulzura, y una preocupación amorosa. Las personas bellas no suceden por casualidad.”

No olvidar que todo lo que nos sucede son lecciones de aprendizaje para la vida. Es como un reality show donde en cualquier momento nos entregan un papel para desempeñar. A cada persona le corresponde tener una experiencia o papel diferente y hay que estar preparados por enfrentar cada reto con la altura que se merece y en el momento menos pensado. Son experiencias que de acuerdo a como sean enfrentadas, dejarán un premio y este será representada en una huella de fortalecimiento de carácter, personalidad más grados de nobleza, sencillez y humildad. Sin embargo, hay quienes no consiguen comprender lo valiosos que son y no alcanzan a desarrollarlos. 

“Tú no vas a crecer si te sientas en un hermoso jardín de flores, pero crecerás si estás enfermo, si tienes dolor, si experimentas pérdidas, y si no te escondes bajo la tierra, tomando el dolor como un don para ti con un propósito, muy específico.”

Es un concepto errado pensar que la real felicidad está únicamente en los momentos de riqueza material o en los estados de completo confort. Toda experiencia por la cual pasamos es positiva dependiendo de cómo seamos o no capaz de asimilarlas. Si no aprendemos, nos envían un nuevo papel y en esta oportunidad quizás más duro para representar.

“Aprende a ponerte en contacto con el silencio dentro de ti mismo y saber que todo en esta vida tiene un propósito....” 

Excelente pensamiento. Aprender a escuchar el silencio interior enriquece el alma y el espíritu. No tiene precio.