lunes, 27 de mayo de 2013

Reflexión: Envejecer con gracia o mejor con plástica


Tener una dieta rica en antioxidates
Es sorprendente cómo en la actualidad tanto hombres como mujeres les inquieta el tema del envejecimiento. No hace falta tener 60 o 70 años, simplemente desde muy temprana edad 19 años en adelante ya están consultando especialistas en estética con la única intención de realizar algún tipo de tratamiento invasivo o no invasivo para lucir mejor o “detener” (pues esto nunca se conseguirá) el proceso de envejecimiento.

Se fijan en las líneas de expresión que se van haciendo notorias en el rostro, patas de gallo, comisura de labios, entrecejo, frente y papada por no mencionar más. ¿Por qué no analizan los efectos que lo provocan? pues está relacionado con el trasnochar mucho, fumar, beber demasiado, tomar el sol como si fueran una pieza de carne a la brasa. Todo esto, solo con el tiempo comienza a manifestar efectos en el rostro, contribuyendo de esta manera al envejecimiento prematuro.

Las personas acuden al médico esteticista con busca del elixir de la eterna juventud en el “botox” o piensan en realizar estiramientos de piel y con esto lo que están consiguiendo es convertirse en esclavos de estos medios estéticos. ¿Qué sucede a los seis u ocho meses de aplicarse botox? Que hay que renovarlo. De lo contrario las líneas comienzan de nuevo su proceso para hacerse notorias.


 Antioxidantes naturales contribuyen a retrasar el proceso de envejecimiento

¿Cuánto cuesta la aplicación de una sesión de botox? Alrededor de USD$450 y con esto no alcanza a cubrir todas las áreas del rostro. Ósea, que en realidad la solución temporal a las líneas de expresión puede salir en USD$1000 cada seis meses o quizás más, y se convierte en un esclavizado por el botox. Y se supone que Colombia se caracteriza por ofrecer precios muy convenientes y favorables en tratamientos estéticos ¿Cómo será para otros países? Me aterra solo pensarlo.

Personalmente me inclino por los procedimientos naturales, ellos están relacionados con una alimentación sana realizando mayor énfasis en alimentos ricos en antioxidantes consumiendo las cantidades adecuadas de acuerdo a la edad. Los alimentos ricos en antioxidantes se encuentran en los aceites vegetales, cereales integrales, aves, carnes y pescados (se pueden reemplazar por quinoa), huevo, verduras, frutas, lácteos y el té verde en infusión o como bebida refrescante.

No hay nada mejor que tener una vejez con gracia. Lo que quiero significar con ello, es que permitamos que los años pasen y la naturaleza cumpla con su proceso, pues nada es eterno todo es transitorio. ¿Cuantas personas quedan con secuelas y para nada agradables relacionadas los tratamientos estéticos o quedan esclavizadas eternamente con ellos? Si no se toman decisiones de cambio el envejecimiento continuará acelerándose cada vez más y el tratamiento realizado sirvió muy poco. 


Aprendamos a envejecer con gracia

Ver personas con 60 años de edad y la piel estirada como una carpa no da gusto mirarlas. Ya que a pesar de pretender esconder la realidad de la vida como es el deterioro de la piel, los años se hacen notar de otra forma. ¿A quién están engañando entonces? Esto sucede por la baja autoestima que se tiene. Por qué precisamente se quieren ver como los estereotipos que salen en medios impresos, cine o TV. Estamos en una época en que lo exterior prima mucho más que el ser auténticos y naturales sin seguir ningún modelo.

Lo recomendable sería antes que cualquier cosa, acudir a un psicólogo para atender primero el tema de la autoestima, que seguramente pretendiendo solucionar este punto saldrán a la luz otros aspectos que son necesarios prestarles la debida atención y que solo con una buena orientación psicológica se podrán superar.

Mejorando la autoestima se superan otro tipo de inseguridades que se pueden tener aprendiendo a aceptarse la persona tal y como es sin tener que volverse esclavo de los tratamientos estéticos, aprendiendo a envejecer con gracia naturalidad y con orgullo.