martes, 30 de abril de 2013

Un delicioso plato para Semana Santa


Deliciosa Paella a la Valenciana, un plato ideal para la Semana Santa

En los próximos días estaré preparando una deliciosa Paella a la Valenciana. No es un plato típico nuestro, pero si es un plato que se consume con alguna frecuencia en restaurantes o en casa. Cuando lo preparé por primera vez, hace bastante tiempo, me regí por las medidas exactas que describía la receta. Hoy no tengo esa necesidad, la preparo simplemente al ojo. Lo mismo hago a la hora de comprar los ingredientes.

En el supermercado selecciono uno a uno los ingredientes pero al “ojo”y ellos son: arroz (con este si tengo la medida de tres tazas) x seis y media de agua. Regularmente empleo arroz integral y este en toda preparación debe llevar una taza más de lo usual de agua. Aunque en este caso no le agrego la taza completa ya que las verduras y mariscos que lleva aportan más líquido a la preparación. De esta manera, evito que el arroz quede mazacotudo o apelmazado; suele suceder cuando hay demasiado líquido.

El resto de ingredientes son: muslitos de alas de pollo, cuento 8 por persona pensando en que deseen repetir. En mi caso siempre sucede, jajajajaj pues la verdad es que la Paella queda sabrosa. 2 tazas de habichuela cortada. 2 de arveja, 2 de zanahoria cortada en cubos de tamaño mediano. Pimentón rojo, aproximadamente 2 grandes cortadas en julianas largas y estas por la mitad.

Róbalo de pescado cortado en cubos grandes aproximadamente 3 tazas. Una cebolla cabezona grande cortada muy fina. 4 tomates maduros pelados, sin semillas y cortados sin alcanzar a macerar la pulpa. Alcaparra al gusto, aceituna rellena al gusto cortada a la mitad. 1 cabeza de ajo macerado. Costilla de cerdo cortado a la mitad, agregar 6 por plato; cantidad total una libra.

Ocasionalmente le puedo agregar chorizo, esto ya sería opcional. Camarones 500 gramos, langostinos 380 gramos, más cola de langosta para decorar el plato. Anillos de calamar aproximadamente 500 gramos. Ostras, aproximadamente dos o tres por persona. Para la decoración del plato tajadas de huevo cocinado o duro. Ramas de perejil. 4 colas de langosta (una por plato). Estas serán preparadas al ajillo y para esta preparación se requiere otra cebolla cabezona finamente picada, una cabeza de ajo completa finamente picada y perejil.

Una vez que se cuenta con todos los ingredientes es el momento para comenzar en forma la preparación de la Paella como tal. Es fundamental contar con la hoya paellera. Sobre ella se van agregando para sofreír el pollo, la costilla de cerdo a fuego medio mezclando con regularidad para que no se pegue y sofría parejo cada pieza. En caso de llevar chorizo se agrega cortado en anillos medianos a sofreír con las carnes.

Cuando han tomado color dorado (puede tomar aproximadamente unos 30 minutos), se agrega la cebolla, el ajo, pimentón.  Sofreída la cebolla y el ajo se agregan las verduras. Hay que estar mezclando continuamente de esta manera se van integrando todos los sabores de verduras con carnes. Agregar los anillos de calamar, el pescado el tomate y el arroz. Continuar mezclando y así continuar integrando los sabores.

Agregar 15 minutos después el agua donde puede haber agregado la sal para mejorar el sabor de la paella y el color. Continuar integrando todos los ingredientes y por último los camarones y langostinos.

Acostumbro verificar el sabor antes que el arroz seque, de esta manera, me da pie para agregar más sal y facilita la integración si aún está jugoso el arroz. Una vez que los líquidos secan se tapa la hoya paellera, bajo el fuego a mínimo y así hasta que la Paella esté lista.

Para la cola de langosta, se tiene suficiente agua hirviendo con sal y se agregan las colas dejándolas allí está que la coraza cambie de color puede ser naranja claro o mandarina. Una vez toma el color adecuado se retiran de la hoya y se quita la cascara o cubierta de la langosta. En una sartén se agrega aceite de oliva, ajo macerado o cortado fino y perejil finamente picado. Sobre esta salsa se pasan las colas abiertas estilo mariposa a sofreír por unos 10 minutos. Esta carne es muy blanda si se deja más tiempo corre el riesgo que se ponga dura; y pierde toda gracia la langosta.

Las ostras se ponen a hervir en agua hasta que abran con un ligero golpe, cada lado de la concha.  Se agregan al arroz así se conservan calientes para decorar cada plato para el momento de servir. Acompañar con un exquisito vino tinto.