martes, 30 de abril de 2013

Rigoberta Menchú y La Paz


Un lugar ideal para disfrutar de "La Paz"
Todos bien recordamos que Rigoberta Menchú es una líder que lucha por la paz en todos los géneros, clases, religiones, partidos políticos, etc. El término de “La Paz” actúa como un valioso comodín que ante cualquier situación o circunstancia su significado y el objetivo son el mismo. 

Actualmente en nuestro país se está trabajando sobre el acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC. Que mal o bien sería un gran logro para todos nosotros conseguir dar el fin a este terrible flagelo por el cual estamos pasando desde hace más de cincuenta años.

Hace pocos días leí en la prensa sobre una persona del congreso que comentaba: “a muchos no les puede agradar la idea que “la guerrilla” se gane una curul en el Congreso. Porque el daño que le han hecho a los colombianos no tiene precio alguno, como para estar allí sentados representando un partido y además estar debatiendo sobre la aprobación de leyes o decretos para el mejor funcionamiento del país”. Pero esta persona afirmó algo que tiene mucho sentido, por lo menos a mí me llego. “Hay que perdonarlos”. Como quien dice, borrón y cuenta nueva; que corra la grabación desde ceros.

Retomando a Rigoberta Menchú nuevamente, traigo a colación una frase de ella que cala muy bien para el momento que está viviendo el país, “La Paz no es solamente la ausencia de la guerra; mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz”.

Es entonces cuando retomo una frase del presidente Santos que dijo apenas se abrió la posibilidad de la mesa de negociación “Soy medianamente optimista”, desde entonces me quedó gustando y me apropie de ella. Hoy también soy medianamente optimista con relación a la mesa de negociación que se lleva en Cuba, pero de una u otra forma la paz la necesita el país.